La planificación del relevo generacional

La planificación del relevo generacional

¿Qué pasa si no se planifica la sucesión en su despacho profesional?

La planificación del relevo generacional es un acto de madurez y de responsabilidad empresarial que no puede improvisarse ni dejarse para el último momento.

«Lo más absurdo del ser humano es querer que algo cambie y seguir haciendo lo mismo»

Albert Einstein

Ya de por sí, aun planificando, todos sabemos que es una operación de gran trascendencia y de riesgo.

Imaginemos qué puede ocurrir si se hace deprisa y corriendo, de forma improvisada.

Por experiencias vividas hemos podido constatar que cuando se ha hecho de este modo al final los profesionales del despacho y los clientes te lo hacen pagar.

Una reflexión…

El gran error que cometen la mayoría de despachos profesionales es no empezar la planificación de la transición con años de antelación a la jubilación prevista de sus socios fundadores.

Es importante hacerlo con una previsión mínima de 5 años, aunque nosotros recomendamos tenerlo siempre presente en los planes estratégicos que cada despacho elabore cada 3 o 5 años.

Es una cuestión estratégica de gran relevancia.

A continuación, elaboramos una lista de posibles consecuencias si no se gestiona o planifica el relevo generacional.

Esta lista está basada en experiencias y casos reales vividos.

Nos estamos refiriendo a despachos cuyos titulares, o socios o fundadores han cumplido los 65 años y todavía no han resuelto o no se han planteado el relevo generacional.

Es decir, estos socios o fundadores todavía continúan tomando las grandes decisiones.

  • Son despachos que no suelen crecer, se estancan en la captación de nuevos clientes y facturación.

 

  • Que no suele tener profesionales de gran valor o talento, pues estos profesionales rápidamente descubren que difícilmente tendrán posibilidad de evolucionar y crecer profesionalmente.

 

  • Con plantillas acomodadas, y con poca predisposición a aprender cosas nuevas y a interiorizar una cultura de innovación y de atención al cliente. Son el principal obstáculo a cualquier cambio.

 

  • Despachos que no se han renovado, ni han actualizado y modernizado sus sistemas de información, ni su portafolio de servicios. No suelen estar al día, su competencia cada año les está “robando” clientes, mercado y prestigio.

 

  • Son despachos que al final, cuando la situación económica y viabilidad del despacho son insostenibles, acaban vendiéndose o integrándose en otro despacho sin apenas ningún beneficio para el fundador, pues el valor del despacho es nulo o incluso negativo por la gran carga que supone integrar una plantilla obsoleta y cara. Incluso muchas veces esta misma plantilla hace inviable cualquier traspaso o venta del despacho.

 

  • En definitiva, son despachos que no tienen proyecto empresarial y que no tienen futuro.
Nuestros consejos sobre el relevo generacional:

Es un problema organizativo que se debe gestionar.

Debe prepararse con tiempo, como mínimo con 5 o 10 años de antelación, pues el fundador o socios son la pieza clave de la transición y deberán tutelar y liderar el proceso.

El relevo generacional si no se planifica con tiempo, los clientes e incluso tu personal te lo pueden hacer pagar.

Se marcharán o te dejarán tirado por el camino.

 

Para saber más sobre relevo generacional: https://www.amadoconsultores.com/2013/02/la-sucesion-interna-es-una-buena-solucion-para-afrontar-el-relevo/

https://www.amadocorporate.com/sucesion-y-relevo-generacional/