Aptitudes del titular de un despacho a integrar

¿Qué aptitudes debería tener el titular o socio de un despacho profesional que queremos integrar?

Esta es una cuestión muy importante si estamos en un proceso de fusión o incluso de integrar un despacho profesional.

Sin ánimo de presentar una lista cerrada, destacaremos las que nosotros consideramos más importantes. Por una parte, y de forma esquemática, podemos hablar de tres frentes importantes que debe cubrir: el técnico, el organizativo y el comercial.

El primero se refiere a los conocimientos profesionales, el segundo a la capacidad de gestionar, y el tercero a las relaciones públicas.

Sabiendo esto, si tenemos que integrar a un socio o profesional de un despacho, deberíamos preguntarnos qué perfil cumple; ¿Es más técnico que comercial? O al revés, ¿Es un buen organizador o gestor?

Pensar en estas cuestiones, a veces nos puede ayudar mucho, en como enfocar la negociación de integración del despacho.

Lo cierto es que, en los pequeños despachos, por falta de recursos, siempre se acaba simultaneando estas tres funciones.

La mayoría de despachos que han conseguido hacerse grande es porque un día el titular decidió concentrar todos sus esfuerzos en la gestión de la firma.

De la unipersonalidad a la titularidad compartida

Sin embargo, en el sector del asesoramiento jurídico, no siempre la titularidad del despacho está en manos de un sólo individuo.

Si hablamos de una firma mediana o pequeña, a veces, ya desde el inicio está en manos de varios socios, mientras que en otras ocasiones los socios se van incorporando poco a poco, ya sea por antigüedad, por ejemplo, o por algún tipo de fusión.

En cuanto a las grandes firmas, el camino de entrada es un tanto más complicado, y perfectamente previsto y regulado.

Hay que pensar que en estos despachos se establecen unas jerarquías que suponen la existencia de numerosos líderes a distintas escalas y con distintos poderes.

En estos casos, llegar a socio suele ser un camino largo y complejo de entre 10 y 15 años, en el que la capacidad de liderazgo y la de adaptarse a la cultura de la empresa son requisitos básicos.

Además, al menos teóricamente, se suele pedir una cierta solidaridad y generosidad con otros socios y compañeros, y como no, un exquisito cuidado en la relación con los clientes.

Ejemplo (real, aunque mantendremos el anonimato de la firma):

“El socio pasa por tres etapas:

Una primera en la que adquiere la condición y categoría profesional de Socio y se le atribuyen determinados derechos estatuarios.

Una segunda en la que adquiere la condición de socio titular.

Una tercera en la que adquiere la categoría de socio señor, cuando se cumplen 20 años desde el nombramiento de socio.

Los socios debaten y toman las decisiones en el Consejo General de Socios, que se reúne periódicamente.

El Consejo General de Socios decide políticas generales de la Firma.

Así, decide las normas generales que deben aplicarse con relación a honorarios, retribuciones, minutación, selección, formación, inversiones, contabilidad, etc.

Le compete también resolver todas las cuestiones relativas a socios, nombramiento o separación de socios, relaciones entre ellos, cumplimiento de las normas estatutarias, su adaptación o interpretación, aprobación de cuentas y de la gestión social, etc…

 Además de los socios, tienen categoría estatutaria y gozan de derechos especiales los Consejeros.

Pueden ser denominados Consejeros los profesionales de reconocido prestigio que colaboran con el Despacho de forma permanente, pero a tiempo parcial, los profesionales que se incorporan con avanzado grado de experiencia y reconocido prestigio y los socios del despacho después de su jubilación.”

A continuación, añadiremos un párrafo muy ilustrativo de la dificultad que supone querer simultanear las funciones de manegement en una firma con las de asesoramiento.

Veamos:

El hecho de que los profesionales no deseen abandonar su actividad profesional a favor de una mayor dedicación en las actividades de “manegement” que la firma necesita, aconseja a que las responsabilidades colectivas (o de “gestión especializada”) se distribuyan entre diversos socios o en su caso Consejeros, con independencia de sus demás posiciones.”

Cada vez es más importante, a la hora de integrar un despacho, o fusionarse, o integrar personas claves, pensar en este tipo de cuestiones.

La mayoría de firmas que durante años absorben o compran a otras firmas, lo hacen y lo consiguen porque sus socios tienen un perfil de manegement superior al despacho que se vende o integra.

 

Para profundizar sobre la integración de un despacho:

https://www.amadoconsultores.com/2021/06/importancia-elegir-bien-firma-nos-vamos-a-integrar-o-fusionar/

https://www.amadocorporate.com/un-despacho-con-valores-garantia-para-invertir/

¿Qué aptitudes debería tener el titular o socio de un despacho profesional que queremos integrar?

Por: Jordi Amado CEO de Amado Consultores.